El Centro Aragonés de Tecnologías para la Educación (CATEDU) depende del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón: Es CIFE de formación a distancia del profesorado y ofrece servicios destinados a incentivar y facilitar el uso de las TIC en la educación.

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

 Todo consiste en utilizar un servidor muy potente (i5 o superior y 16 GB de RAM) con Windows 2008 server o superior y como puestos ordenadores viejos con un sistema operativo mínimo (puede ser Windows XP o cualquier distribución linux) que dispongan de un programa rdp que nos permitirá conectarnos al servidor.

Esta solución se llama técnicamente thinstations o terminales ligeros y aunque parezca raro funciona.

Los ordenadores “viejos” se conectan al servidor por cable ethernet y a partir de ese momento funcionan como si se estuviera utilizando únicamente dicho ordenador.
Los terminales solo hacen de monitores, siendo la potencia del servidor la que proporciona a cada terminal su poder de cálculo.

No todo son ventajas:

  • Por ejemplo si se estropea el servidor, toda el aula deja de funciona.
  • Además algunos programas exigentes no funcionan bien con esta solución (por ejemplo la edición de video) y en ocasiones si todos los puestos están visualizando videos de youtube, estos presentan saltos.

La ofimática, navegar por Internet, retoque fotográfico (GIMP) o dibujo funcionan perfectamente.

El precio es otra de las ventajas así como el tiempo que hay que dedicarle a la administración del aula (instalar programas, actualizar antivirus y complementos del navegador, etc...)

Un servidor cuesta entorno a 500€, la licencia del sistema operativo (Multipoint Server) entorno a 180€ y la licencia de uso de cada terminal menos de 30€ cada una. Por poco más de 1.000€ a precio de tienda, se puede tener una clase con 15 puestos, reciclando viejos Pentium IV que antes no se usaban.

Esta misma solución se puede extender a otras partes del centro como secretaría, sala de profesores donde los ordenadores están bastante juntos, ahorrando tanto en tiempo como en dinero.

Únicamente hay que cambiar ligeramente los hábitos de uso ya que en realidad los puestos son terminales tontos.

En nuestro centro llevamos ya más de dos cursos funcionando así en todas las aulas de informática (salvo en una que aun tenía equipos decentes) y la experiencia confirma que esta solución es interesante.

Como si no lo ves no lo creerás, puedes comprobarlo en persona en el I.E.S. Hermanos Argensola de Barbastro preguntando por Joaquín Campo García que es el que ha escrito este artículo. Parezco un vendedor de mercadillo alabando las virtudes de mis productos. El único interés que persigo es divulgar al máximo una tecnología que como ex-responsable T.I.C. de un centro grande puedo asegurar que es útil.

Joaquin Campo